bannerINIA2

A la actividad asistieron aproximadamente 30 personas entre servidores públicos y estudiantes

 

 

***A través del Plan de Formación que desarrolla la Coordinación de  Desarrollo Comunitario del INIA, en esta oportunidad se ejecutó un taller donde se pudo discernir sobre los procesos adecuados durante la deshidratación de diversos rubros como lo son la selección, lavado, pelado, cortado, secado, empaquetado y almacenamiento del producto

 

(Aragua, 31/10/17/ Prensa INIA) En función de empoderar al pueblo con técnicas artesanales y económicas para producir alimentos y en aras de contrarrestar la guerra económica inducida por la derecha venezolana, el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA), organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Productiva y Tierras (MinPPAPT), dictó un taller sobre el valor agregado de las frutas, hortalizas, raíces y tubérculos deshidratados.

 

Dicha actividad se llevó a cabo en el Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CENIAP) del INIA, donde se impartieron diversos tips y herramientas para trabajar desde sus hogares, así lo informó Marcos Mendoza, Profesional de la Investigación del INIA, quién informó que el taller se dictó en primera instancia a fin de que las personas mejoren su condición alimenticia, logrando producir sus propios alimentos y destacando el valor agregado de cada producto.

 

De esta manera, Mendoza también explicó las diversas las técnicas de eliminación de agua y las técnicas de secado durante el proceso de la deshidratación, asimismo explicó el proceso de transformación y conservación de los productos a través del deshidratado artesanal, con energía eléctrica o a gas. A su vez, enseñó a los asistentes a construir los deshidratadores con utensilios del hogar, como plástico y madera.

 

Destacó la inocuidad de los alimentos e hizo hincapié en que se deben utilizar materias primas en buen estado, desarrollando buenas prácticas de higiene y seguridad que se deben tener en cuenta a la hora de manipular los alimentos. Finalmente se le entregó una muestra de los productos que se pueden elaborar como la harina de yuca, deshidratado de frutas y galletas.

 

A la actividad asistieron servidores públicos del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CENIAP) adscrito al INIA, Centro de Desarrollo Agropecuario y Agroindustrial (CEDEAGRO), Zona Educativa del Estado Aragua (ZEA), Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI) y estudiantes de la Misión Sucre.

 

Al respecto, Karelys Moncada, estudiante de Agroalimentaria de la Aldea Bolivariana, manifestó, “me parece que todos estos cursos son muy interesantes porque dejan conocimientos más allá de la práctica. En mi caso he inventado un horno de deshidratación y desde mi punto de vista he notada que el sol seca muy bien los alimentos, con ello obtenemos alimentos más sanos, con niveles de azúcar adecuados, con vitaminas y proteínas, así podemos contar con un “chuchería” sana. (FIN/Daniela Candelo).